A cierta edad

A cierta edad dejas de correr detrás de la gente y de las cosas y empiezas realmente a disfrutar del viaje de la vida.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*